La Escuela Superior de Cine continúa un proceso de formación desde la distancia, lo cual no es impedimento para generar pensamientos colectivos, apuntes y reflexiones más allá del contexto global.

En esta serie de ejercicios creados dentro del contexto académico de las diferentes asignaturas de la Escuela Superior de Cine en 2020 podemos hacer cine desde la escritura, la imagen fija, la animación, el dibujo, el audiovisual y otros modos que alimentan el proceso formativo y personal de cada miembro de nuestra comunidad. Presentamos una parte de todo el trabajo hecho y por hacer. Narrativas desde la contingencia.

 

Ejercicio de la materia de Cinefotografía de Miguel Arath, alumno de 3ra generación de Lic. en Cinematografía

 

Ejercicio de la materia de Cinefotografía de León Boltvinik, alumno de 3ra generación de Lic. en Cinematografía

 

 

 


 

 

 

 

Pájaro

(Texto de Adrián Hernández, alumno de la 4ta generación de Lic. en Cinematografía)

 

Caminaba sigilosamente encorvado entre el lodazal contiguo al río haciéndose camino entre los carrizos y las hierbas altas de agosto. Con cierta cautela dosificaba su respiración que soltaba entrecortadamente. Parecía no querer volver a encontrarse con la muchedumbre enardecida quelo había dejado temeroso, febril y con grandes heridas punzantes que presagiaban su muerte.

Tomó una de las brechas hacia el río para enjuagarse los párpados ensangrentados. Alivió por un momento su visión con el agua fresca y también la sed que lo traía jadeante desde cuesta arriba. En ese momento creyó pertinente soltar un profundo suspiro sin temor a sus verdugos, no le quedaba más, era un pájaro agónico en medio del lodazal, con las alas rotas y enfangado hasta la garganta.

Quiso ponerse en pie para huir, pero su fuerza se había salido por algún orificio donde también el torrente de sangre se encauzaba hacia el abismo. Ahora soltó un suspiro más cercano a la lástima que al gozo y al abrir los ojos vio a un pájaro en una rama acicalar sus alas y entre los huecos de la espesura de los árboles varios hilos de luz solar que bañaban permanentemente aquel cañaveral y fue entonces que recordó a Anatolio y necesariamente también a su niñez.

—Eres como aquel pájaro sobre la rama de aquel un árbol —le decía riendo el viejo cada vez que trepaba a lo alto de los árboles para bajar las mandarinas.

Aquella frase, penetró hasta sus laceradas vísceras que por un momento pudo oler las mandarinas, pero de apoco se confundió con el olor metálico de su sangre que escurría como brea en la tierra blanda. De cierta forma esto le hizo recordar a su madre despescuezando los animales en el traspatio, sacándole las vísceras y el olor a caldo, luego los de domingo con sus funestas tardes de catecismo; los días de lluvia, las ranas, las resorteras y las mejores piedras para romper sus cráneos.Junto a un robusto árbol al otro lado del río, vio a Anatolio con mirada penetrante y con cierto aplomo metido en su gaván de siempre.

— ¡Para! —pensó tratando de evadir a su niñez y esa terquedad que tienen los hombres moribundos por acudir a su pasado.

Pensó que la muerte no llega de esa forma, que eran puras habladurías de la gente creyente. Ahora estaba convencido que el recorrer la vida hacia atrás antes de morir no era cuestión de Dios ni de sus cielos, sino del temor de los moribundos por soltar tan fácilmente cada tarde, cada verano, cada gota de lluvia acumulada, el primer beso, el rostro de los parientes cercanos y lejanos y sobre todo la niñez; el primer arrullo, la primera risa y la primera mandarina. Moribundo, y con movimientos torpes se logró poner en pie pero fue a caer —flotando bocabajo—, al cauce de río.

Forcejeó en el agua un par de veces y después no dio siquiera síntomas  por tomar bocanadas de aire. El agua comenzó a acumularse en sus pulmones y ausente de toda fuerza se hizo a la idea que era el justo momento de su muerte. Hizo un esfuerzo en vano por recordar las canciones de arrullo de su madre o el fulgor de los ojos de Teresa (“la que se reía bonito”), pero en vano fue; no hubo imágenes que pudieran embellecer su estúpida muerte. De apoco la luz sesgaba para pasar al terreno de las sombras.

Por primera vez en tantos años permaneció pacífico, apaciguado, muerto entre las aguas que lo llevarían inevitablemente cuesta abajo.

                                                                               

Fotografías de Francisco Blancarte, alumno de la 6ta generación de la Lic. en Cinematografía

 


Fotografías de Alexa Ricalde, alumna de la 6ta generación de la Lic. en Cinematografía

 



Rostros de ESCINE

 





Ejercicio de Karla Condado, alumna de la 5ta generación de Lic. en Cinematografía. 
Ejercicio de la materia de  “La Mirada” de Laura Hernández, alumna de la 4ta generación de la Lic. en Cinematografía. 

 

 

¿Hasta dónde podemos llegar a imaginar? ¿cuántos tonos de colores podemosver?

¿cuántas risas podemos conservar? Cada vez que cerramos los ojos y nos perdemos en una vida que no recordamos al despertar,

si tienes suerte alguna imagen se quedara tatuada en el párpado por un tiempo, esas imágenes que por alguna razón están llenas de sentimiento, que incluso parecieran como si nos dijeran algo,

quiero ver mi mente por dentro, quiero escarbar entre lamentos y mentiras, a lo mas dentro que se pueda, dejarme rodear de lo impredecible,

dejarme sentir lo que oculto hasta que exploten mis ojos y se conviertan en ideas, hasta atrapar cada nube que en mi mente se reserva.

¿Tú que ves cuando cierras los ojos? ¿y cuándo los abres de que color ves el mundo?

Texto de Antonio de León, alumno de la 4ta generación de la Lic. en Cinematografía
Ejercicio de Jorge Guzmán, alumno de la 6ta generación de la Lic. en Cinematografía

 


En el marco de la Licenciatura en Animación Cinematográfica, la contingencia apareció en medio del proceso de producción de dos cortometrajes.
A pesar de todo los estudiantes y maestros inventaron, con energía y creatividad, formas de comunicación y colaboración que permitieron seguir con este proceso hasta su conclusión.
A continuación se pueden apreciar el teaser de cada proyecto acompañado de imágenes del proceso de producción.

Simon Gerbaud
Director de la Licenciatura en Animación Cinematográfica | Escuela Superior de Cine

 



 



You may also like